Accidente o enfermedad graves u hospitalización de un familiar

Universidad de Granada | Gerencia | Administración electrónica

Buscar

Accidente o enfermedad graves u hospitalización de un familiar

Descargar versión en PDF


Por accidente o enfermedad graves u hospitalización de familiares se determina el permiso para el PAS de la Universidad de Granada, en función del grado de parentesco y del lugar del suceso, del siguiente modo:

Parentesco Misma localidad Distinta localidad
Padre/Madre - Cónyuge - Hijo/a 4 días hábiles 5 días hábiles
Primer grado de afinidad o hermano/a 3 días hábiles 5 días hábiles
Segundo grado de consanguinidad (salvo hermano/a) y Segundo grado de afinidad 2 días hábiles 4 días hábiles

En el supuesto de intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario, de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, el permiso será de 2 días hábiles si es en la misma localidad y 4 días hábiles si es en distinta localidad.

Normativa de referencia:
Acuerdo, de 24 de septiembre de 2003, entre la Consejería de Educación y Ciencia, las Universidades Andaluzas y las Organizaciones Sindicales firmantes, sobre determinadas medidas en relación con el Personal de Administración y Servicios de las universidades públicas de la Comunidad Autónoma de Andalucía (Acuerdos de Homologación del PAS de las universidades andaluzas o Acuerdos de Baeza)

Criterios de interpretación

Día de inicio del permiso y su cómputo
La regla general establecida en el Dictamen en atención de consulta de 27-6-1991, de la Comisión Superior de Personal, es que los días de disfrute han de ser los inmediatamente posteriores al hecho causante, sin computar, a tales efectos, los inhábiles y festivos [criterio ratificado por la STSJ de Madrid, de 10-3-2006 (JUR 2006, 57604)].
En cuanto a la posibilidad de hacer uso de este permiso en un momento posterior al momento inicial del hecho causante, se debe resaltar que este permiso está vinculado a la causa legal que lo motiva, por lo que en los casos de accidente o enfermedad puede solicitarse, en razón a las necesidades familiares, en el momento que el empleado precise su concesión, en tanto dicha causa subsista (Dictamen en atención de consulta de 11-3-1992).
Sobre la hospitalización de cónyuge y familiares
El alta hospitalaria no determina por sí misma la finalización del permiso establecido para los casos de hospitalización de cónyuge y familiares.
No obstante lo anterior, si una vez producida el alta hospitalaria el trabajador pretende agotar el permiso deberá acreditar que el cónyuge o pariente no ha recibido el alta médica.
El alta médica produce en todo caso la finalización del permiso.
Significado del término “localidad” y “localidad distinta”
Ha de entenderse referido a que las contingencias previstas acaezcan en el mismo o diferente municipio en donde se ubique la dependencia administrativa del empleado público (Dictamen en atención de consulta de 11-3-1992, de la Comisión Superior de Personal).
El Dictamen de la Comisión Superior de Personal de 24 de mayo de 2000 (antes el de 30 de diciembre de 1994) indica que el término “distinta” localidad se refiere a una localidad distinta tanto de la localidad de residencia del funcionario como de la de su trabajo, si éstas no coinciden.
Concepto de accidente
Se requiere la existencia de un suceso eventual del que involuntariamente resulta daño para las personas pero que debe estar revestido de las características de privación de sentido, de movimiento o de ambas cosas. Consecuentemente, el accidente requiere algo más que un evento súbito y repentino y desde luego algo más que un simple daño.
Concepto de enfermedad grave
Aun tratándose de un concepto jurídico indeterminado, que requiere la valoración de las condiciones objetivas y subjetivas que concurran en cada caso [STSJ Cataluña, de 14-1-1997 (RJCA 1997, 313)], la necesidad de uniformar la aplicación que se pueda dar nos lleva a precisar los siguientes elementos:
Cabe entender como ”enfermedad grave”, en todo caso, la dolencia o lesión física o psíquica con secuelas permanentes que limiten la actividad habitual con independencia de su hospitalización.
En el supuesto de intervenciones u operaciones quirúrgicas, no es posible predeterminar, con carácter absoluto, la procedencia de conceder o no el permiso, dado que bajo esa expresión quedarían englobadas intervenciones de absoluta nimiedad junto con otras de naturaleza más grave, pasando por aquellas que, sin apreciar en principio probabilidades de complicaciones posteriores, el interés o preocupación del empleado deben ser atendidos por la Administración (Dictámenes de 17-7-2003 y 7-2-2007). Por tanto, son las circunstancias de cada caso las que debe ponderar el centro decisor teniendo presente la finalidad del permiso (atención de necesidades de índole familiar) y la propia naturaleza del hecho causante, dentro de la pauta fijada por la redacción de la Ley.
Recientemente se suelen entender comprendidas las intervenciones quirúrgicas sin hospitalización que requieran reposo domiciliario en las hospitalizaciones (clara resulta al respecto la nueva redacción dada al artículo 37.3.b) del Estatuto de los Trabajadores por la Disposición Adicional 11ª de la Ley Orgánica 3/2007). No se precisa pues la calificación de MUY grave, lo que conllevaría en principio riesgo vital.
El parto (ni siquiera el parto con cesárea) no debe ser considerado como una situación asimilada a la enfermedad grave. Por ello, los familiares no deben disfrutar de permiso alguno por este motivo. Se considera que los permisos asociados a esta circunstancia son sólo para la madre y el padre (permisos por parto y de paternidad). Cuestión distinta es que el parto sufra dificultades excepcionales que justifiquen el tratamiento del permiso por enfermedad....
No cabe la concesión de permiso por el simple ingreso en hospital ya que de ese hecho no se infiere la constatación de enfermedad grave (Dictamen de 7-2-2007). En consecuencia, se requiere una actividad probatoria más amplia que ofrezca a la Administración la posibilidad de formar un criterio para conceder o no el permiso.
Este permiso no resulta adecuado para justificar el hecho de acompañar a un familiar a una consulta médica, etcétera. Debe acudirse a la nueva figura del permiso relativo al cumplimiento de deberes relacionados con la conciliación de la vida familiar y laboral.
Aspectos a tener en cuenta en la petición
En la solicitud que presente el empleado público será necesario, como aduce la STSJ de Cataluña, de 7-9-2000 (JUR 2001, 16309), que se hagan constar los datos esenciales que motivan y justifican la necesidad de su otorgamiento, especificando el familiar, la enfermedad y la localidad, datos que permiten incardinar el supuesto en la norma genérica y justifican la finalidad legítima de la petición, posibilitando el control administrativo y, en su caso, jurisdiccional de la decisión adoptada. La STSJ de La Rioja, de 23-9-1996 (RJCA 1996, 1784) también infiere la necesidad de una actividad probatoria más amplia que un simple alegato de “visita médica en ….”, en tanto esta escasez justificativa no es reveladora de dato alguno que ofrezca a la Administración criterio para conceder el permiso.
Concesión del permiso y necesidades del servicio
La concesión del permiso no se encuentra sometida a necesidades puntuales de la organización o a otras exigencias derivadas de la gestión [STSJ de Cataluña, de 20-6-2001 (JUR 2001, 285998)]
Concesiones del permiso por razón del mismo paciente
En cuanto a posibles recaídas, hay que valorar si existe un nuevo hecho causante o bien se trata de un alargamiento de la enfermedad, en cuyo caso habrían de adoptarse las medidas pertinentes en orden a evitar que se pueda producir un abuso del permiso, no procediendo la concesión. Corresponderá, por tanto, al centro gestor valorar las circunstancias concurrentes, sin que puedan establecerse directrices de carácter general y de aplicación universal, dada la multiplicidad y variedad de los casos existentes (Dictamen de 7-2-2007).
Situación de enfermedad grave y fallecimiento
El fallecimiento y la enfermedad tienen causas de pedir distintas y obedecen a circunstancias igualmente diferentes desde el punto de vista material y emotivo. Por ello, cuando ambas causas acontecen de manera sucesiva durante el período en que se está disfrutando del permiso por enfermedad grave del familiar, se suspende éste, al haber decaído el motivo del que trae causa y, consecuentemente, iniciarse, a partir del fallecimiento, un nuevo período de cómputo destinado a dar cobertura a la situación creada (Dictamen en atención de consulta de 1 de junio de 2001).
Situación de separación legal del matrimonio
Una vez que exista sentencia de separación, no se puede pretender que le sean aplicables las normas jurídicas propias del status matrimonial, máxime cuando se ha producido el cese efectivo de la convivencia conyugal, no procediendo la concesión de permisos que se hallan vinculados al acontecimiento, el matrimonio, que les sirve de causa y con los que se agotan (Dictamen en atención de consulta de 16-11-2004)